Fin del trayecto

Ahora que uno ve el final del un trabajo largo que ha costado mucho esfuerzo, es cuando uno ve las cosas positivamente. La verdad es que le debo bastantes cosas al Horizon Dimitra. He aprendido un montón de cosas nuevas sobre la sala de máquinas y del puente, diferentes equipos, procedimientos. Además el haber esta trabajando casí obsesivamente en resolver un problema de un equipo que casi no conocía me ha hecho aprenderlo bastante a fondo creo, con lo que me alegra haber tenido este problema.

La tripulación de este barco es muy buena, un capitan con muchísima experiencia, un tio serio, un jefe de máquinas muy bueno y en general buenos profesionales casi todos de mi edad con lo que no lo he pasado mal del todo.

Una experiencia más que viene a corroborar una máxima del mundillo, un axioma de este trabajo que dice, “Sabes cuando te subes a un barco pero nunca sabes cuando te bajas”

Escuchando Rakim, Dead can dance

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: