Wellcome day

De esta guisa se nos presentó el primer día navegando, olas de cinco metros zarandeandonos. A pesar de ser un buque de 200m de eslora íbamos sin carga con lo que eramos lo más parecido a un cascarón de nuez en medio del estrecho de Corea.

Me consoló saber que Alex, primer oficial ruso había calculado la flexión del barco y de proa a popa se podría ir como máximo 2 cm. Este barco es un clase A1 es decir, es tan fuerte que puede ir tras un rompehielos.

PD. Y no, a pesar de que este temporal ha sido parecido al que pasé en Finisterre de camino a Lisboa y que me castigo los jugos, no me he mareado ni me he tenido que drogar para ello. Creo que el Finisterre me templó el estómago de por vida.

 

dscf2915.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: