Pic dels Pessons, Pirineos

Esta semana decidí tomarme lunes y martes de vacaciones, un poco re relax en casa para liberar la mente del trabajo y adelantar un poco el aerogenerador. El sábado me llamó Javi.

– Yeh nano, ¿que haces?

-De vacaciones, descansando, liado con mis inventos.

¿De vacaciones?, ¿No nos iremos entonces a ese sitio que tu y yo sabemos?.

Domingo, el coche hasta las trancas de equipo de montaña. La idea era subir al Aneto pero la cosa pinta fea por allí así que nos vamos a Andorra con el objetivo de subir al Pic dels Pessons y el Grau Roch.

Llegamos a Andorra. Entre las compras de última hora ya que no pudimos preparar el material en Valencia, nos dan lo ocho de la tarde. Salimos a las ocho y media con el cielo negro y un frio helador. Desde el punto de partida hasta el refugio de Fontverd tardamos unas tres horas.

Una vez en el refugio nos cambiamos, encendemos la chimenea y Javi saca de su mochila un trozo de solomillo de buey que nada más verlo empezaba a alimentar.

Tras las risas, el buey y el turrón de postre nos vamos al saco de dormir. Estamos reventados así que caemos redondos. Al poco empiezo a sentir un frio demoledor. No pego ojo, el maldito saco del Decathlon no abriga nada y era el más potente que tenían. Mientras tanto Javi ronca como un lirón en su saco The North Face de plumas para temperaturas de hasta -20 de 450 euros, la frase del día siguiente al verme el careto fue, en la montaña la pasta que te gastes de más en el equipo te puede salvar la vida. El sabe de lo que habla porque ya una vez  tuvo que ser rescatado en el lugar donde al día siguiente nosotros nos tuvimos que dar la vuelta por el mal tiempo.

Nos despertamos, desayunamos y salimos con el objetivo de llegar del tirón al refugio del Estany de I’llla. Comienza  a nevar, las raquetas nos ayudan a caminar pero a veces con ellas puestas las piernas se hunden hasta las rodillas. Llegamos al valle previo al refugio donde tratamos de buscar un refugio auxiliar que no encontramos por ningún sitio debido a que la nieve levanta hasta un metro del suelo.

Desde que salimos por la mañana ibamos por encima de las huellas de un esquiador que habia abierto camino, pero al entrar en el valle las perdemos. Se hace muy duro abrir camino. A  Javi las manos lo están matando así como un abductor, mis hombros arden de dolor debido al peso de la mochila a la que no estaba acostumbrado, soy un novato en este deporte así que de cintura para arriba me duele todo. La nieve y el viento se intensifican así como la oscuridad que va tomando el color del cielo. La cosa no pinta bien del todo, estamos aún lejos del refugio y la tarde nos va a caer encima y no sabemos de que manera. Podríamos quedarnos en el refugio un dia hasta que escampara pero yo el miercoles tengo que estar de vuelta al trabajo. Decidimos volvernos  pensando en la primavera cuando la nieve no nos dificulte  la subida y por supuesto con más tiempo.

Una respuesta to “Pic dels Pessons, Pirineos”

  1. Madre mía, menos mal que ya hemos hablado… Anda sí, quédate relajaíco hasta primavera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: