Pico del Aneto (3404m). Misión Abortada

Una de tantas salidas de fin de semana locas. Viernes al medio día ponemos rumbo a Benasque. A la llegada al parking 2200h donde los montañeros dejan los coches para subir al refugio de  La Reclusa comienza una lluvia que nos hace plantearnos si subir a La Reclusa o pasar la noche bajo un techado para salir al dia siguiente a las 0600. Para poder tomar una decisión coherente, y trás 5h de coche sin parar, decidimos irnos a Benasque a cenar, chuletón y costillas de cordero. Con las pilas cargadas decidimos estirar los sacos sobre las mesas bajo el techado y pasar la noche a la intemperie. La noche es buena a pesar de la lluvia.

A la mañana siguiente bien temprado hacemos las mochilas para comenzar la ascensión al Aneto.

Esta vez Javi ha traido cascos, cuerdas, mosquetones, por las piedras del camino, posibles desprendimientos y porque no sabe como estará la zona del glaciar. A mi todo me suena a chino a sí que me cargo de trastos y para arriba.

No se por donde cojones no metemos pero estamos subiendo un paredón del carajo con unos peñascos enormes. Cansa mucho el ir saltando de piedra en piedra. Una leve niebla nos impide ver la cima.

Por el camino nos encontramos a Rafael y a su hija Carina (si no recuerdo mal). A Carina de 14 años se le acaban de romper las botas y se queda sin suelas. No obtabte su padre insiste en que suban.  Ella se está portando como una jabata, medio descalza y subiendo a nuestro ritmo, que no es nada del otro mundo pero, son 14 añitos. En cotraste con lo super equipados que vemos nosotros, ellos van bastante justos, de hecho Carina lleva un pantalón del chandal que más tarde le debio de traer problemas.

Poco a poco el día va arreglandose hasta que al medio dia por fín, encontramos el Paso del Portillón tras haber subido casi hasta la Maladeta. Hemos perdido mucho tiempo y hemos rodeado demasiado. No obstante el cielo azul nos invita a seguir caminando. Tras el Paso del Portillón, las piedras sueltas siguen haciendo acto de presencia. Los tobillos me empiezan a pasar factura. Quique un valenciano de Canals se une al grupo. Quique es un campeonisimo, che!! nano!!

Algo cansados llegamos a la zona de nieve donde paramos para ponernos los crampones y abordar la cima, creo que unos 300m de desnivel y unos 40min hasta la cima. Por desgracia debido a la niebla no vemos el pico. Carina se va a poner los crampones con el zapato sin suela. No entiendo nada, se le van a congelar los pies.

Gente comienza a bajar y comentan que no han podido llegar a la cima debido a la densisima niebla. El cielo se pone gris en unos minutos. Una vez tengo los crampones puestos se pone a llover. Decidimos no subir, puede ser peligroso y días hay como panes. En este punto dejamos a Rafael y a Carina con unos amigos. Nosotros, Javi, Quique y yo comenzamos el descenso. He de decir que tras el Portillón y hasta el parking es el peor descenso de mi vida. Nunca nunca he llegado a estar tan dolorido. Las botas rigidas impiden que mis tobillos se doblen pero a su vez me lo estan destrozando. A estas alturas llevamos unas 10 horas andando y estoy sin fuerzas. No sabemos muy bien por donde bajar así que casi que bajamos por donde subimos, arodeon de nuevo. Durante la bajada tenemos un densa niebla que nos impide ver el refugio, además una lluvia fina nos acompaña todo el rato. Me acuerdo de Carina, pobreta, sin zapatos y con pantalones de algodón, debe de tener un frio del carajo. Yo voy maldiciendo el día que decidí venir, me juro no volver, alguna blasfemias salen de mi alma cada vez que me resvalo y caigo de culo. Dios, la mochila me pesa un quintal, me duele todo y no veo el fin.

Una vez en a la altura del refugio vemos a un tipo de los que bajaba con nosotros que sube. lleva unas botas. No saben de Rafael y Carina pero el dia hace malo, deben de estar empapados y sin zapatos. No se como llegarían pero lo que está claro es que Carina debio pasarlo bastante mal a la bajada.

Una vez en el parking me caigo redondo sobre un banco, ahhhhhhhh, diossssssss nos puedo más, dejo caer la mochila al suelo, me tumbo, me voy quitando las botas como puedo. Que gusto, que dolor. Bebemos un poco nos despedimos de Quique, el tio se queda un día más para intentar la subida el Domingo. Cinco horas después a las 0200 llegamos a Valencia.

PD. Quique pilló un día muy bueno el domingo y llegó a la cruz, enhorabuena. Nos vemos espero para el Mulhacen, espero entre medias podamos subir al Aneto de nuevo.

4 comentarios to “Pico del Aneto (3404m). Misión Abortada”

  1. Me da fatiga con sólo verlo. Para el Mulhacén… el tiempo está empezando a cambiar y allí arriba es bastante imprevisible (igual tienes un sol estupendo o te cae una nevada). No sé si tendréis que esperar para el próximo verano.

  2. Esperaremos uno de esos dias invernales típicos de Granada, sol y nieve para estrenar las raquetas subiendo al Mulhacén… te animarias o que?.

  3. Me haces gracia. Blasfemas, juras que no lo repetirás. Y a los minutillos de desprenderte del equipo piensas en el Mulhacén nevado… Estás enganchado🙂

  4. Tío, yo no tengo el cuerpo para eso… A lo que sí me animo es al pre o post avituallamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: