Archivos para Pessons

Pic dels Pessons (2864m), ahora siiiiii!

Posted in Naturaleza, Uncategorized, Viajes with tags , , , , on 7 junio 2010 by Rubén

La semana pasada me tomé unos días de vacaciones. Después del repaso en Turquia necesitaba cambiar de aires. El viaje en bici a Marruecos se fue al garete por culpa del organizador así que el plan fue el de volver a intentar la subida que tuvimos que abortar unos meses antes al Pico dels Pessons.

El equipo de descerebrados: Javi, Jesús y yo.

Subimos a Andorra, no se como lo hacemos pero salimos una vez más de noche. Estamos equipandonos cuando surgen las primeras pegas. Anda coño me he olvidado el hornillo en Valencia dice Javi, jarrr. Damm me olvidé el frontal en casa, madre mia, esto promete.

Salimos con el  objetivo de llegar al refugio de Fontvert. A la llegada, de noche cerrada, despertamos a una parejita que se encontraba en su interior. Como hacia buena noche decidimos dormir al raso. Un gustazo sentir el viento frio por la noche, esta vez durmiendo en mi saco The North Face que es una maravilla.

06:30 Nos despertamos, Javi se desayuna un entrecot y Jesus y yo decidimos ir a por el muesli deshidratado, mucho más apropiado.

Recogemos y marchamos objetivo L’estany illa. En esta etapa nos tuvimos que volver la última vez debido a la cantidad de nieve y el mal tiempo. El paisaje es increible. Caminamos junto a un rio que baja con mucho caudal, un sonido a ruido rosa amplificado, olor puro y limpio a campo. Los valles, los neveros, el verde y marrón alpino nos acompañan hasta el siguiente refugio a 2480m.

12:00 Paramos a comer y coger fuerzas. Desde aqui vemos el pico. Está a tomar por saco y al subida debido a una lengua de nieve nos obliga a subir cresteando. Risas, silencio, cansancio, tragos interminables al camelback y llegamos. Hooray, estamos arriba, joder que vistas, es increible. Tenemos a un lado de la cresta el valle por donde hemos subido y al otro el que nos llevará al Grau Roch. Le pregunto a Javi cuando necesitamos para llegar mientras comemos algo, estamos muy cansados. Cuatro horas. Dios ¿cuatro horas?. Pienso que es de bajada y me consuela.

14:00. Comenzamos el descenso con los hombros destrozados. Desde arriba se ve la meta lejisimos. Primer problema. Tenemos que bajar por una pendiente de unos 65 grados de desnivel, unos 20 metros y con bastante nieve. Con peso en la espalda, solo imaginarse caerse y rodar ladera abajo pone los pelos de punta. Javi abre camino, es un sherpa este cabronazo. Después bajo yo con un poco menos de dignidad y estilo que Javi es decir, arrastrando el culo y moviendome como un gusano magullao. Después viene Jesús, ni te cuento la cara de “angel de la guarda por lo que más quieras no me dejes caer”.

Vamos bajando pero llevamos casi 10h sin parar, muertos, destrozados. Jesús tocado pero aguantando como un jabato. Javier se cae en un agujero tapado de nieve cayendo al agua hasta la cintura. Yo voy aguantando hasta que como siempre, me entra la desesperación de no saber cuando llegamos. Un lago tras de otro. Tras cada meseta bajada espero ver el final pero al horizonte más bajada, más lagos, una y otra vez. Cuatro horas de bajada.

Llegamos no se como 12 horas y 21 km después al coche. Javier por lo pelos, Jesús muerto y yo preguntándome porque no puedo hacer unas vacaciones normales tomando el sol en la playa y tengo que meterme estos palizones.

Más tarde y con unas cervezas en la mano nos marcamos la siguiente meta, en Septiembre el Aneto.

Pic dels Pessons, Pirineos

Posted in Naturaleza, senderismo, Uncategorized with tags , , , , , on 23 febrero 2010 by Rubén

Esta semana decidí tomarme lunes y martes de vacaciones, un poco re relax en casa para liberar la mente del trabajo y adelantar un poco el aerogenerador. El sábado me llamó Javi.

– Yeh nano, ¿que haces?

-De vacaciones, descansando, liado con mis inventos.

¿De vacaciones?, ¿No nos iremos entonces a ese sitio que tu y yo sabemos?.

Domingo, el coche hasta las trancas de equipo de montaña. La idea era subir al Aneto pero la cosa pinta fea por allí así que nos vamos a Andorra con el objetivo de subir al Pic dels Pessons y el Grau Roch.

Llegamos a Andorra. Entre las compras de última hora ya que no pudimos preparar el material en Valencia, nos dan lo ocho de la tarde. Salimos a las ocho y media con el cielo negro y un frio helador. Desde el punto de partida hasta el refugio de Fontverd tardamos unas tres horas.

Una vez en el refugio nos cambiamos, encendemos la chimenea y Javi saca de su mochila un trozo de solomillo de buey que nada más verlo empezaba a alimentar.

Tras las risas, el buey y el turrón de postre nos vamos al saco de dormir. Estamos reventados así que caemos redondos. Al poco empiezo a sentir un frio demoledor. No pego ojo, el maldito saco del Decathlon no abriga nada y era el más potente que tenían. Mientras tanto Javi ronca como un lirón en su saco The North Face de plumas para temperaturas de hasta -20 de 450 euros, la frase del día siguiente al verme el careto fue, en la montaña la pasta que te gastes de más en el equipo te puede salvar la vida. El sabe de lo que habla porque ya una vez  tuvo que ser rescatado en el lugar donde al día siguiente nosotros nos tuvimos que dar la vuelta por el mal tiempo.

Nos despertamos, desayunamos y salimos con el objetivo de llegar del tirón al refugio del Estany de I’llla. Comienza  a nevar, las raquetas nos ayudan a caminar pero a veces con ellas puestas las piernas se hunden hasta las rodillas. Llegamos al valle previo al refugio donde tratamos de buscar un refugio auxiliar que no encontramos por ningún sitio debido a que la nieve levanta hasta un metro del suelo.

Desde que salimos por la mañana ibamos por encima de las huellas de un esquiador que habia abierto camino, pero al entrar en el valle las perdemos. Se hace muy duro abrir camino. A  Javi las manos lo están matando así como un abductor, mis hombros arden de dolor debido al peso de la mochila a la que no estaba acostumbrado, soy un novato en este deporte así que de cintura para arriba me duele todo. La nieve y el viento se intensifican así como la oscuridad que va tomando el color del cielo. La cosa no pinta bien del todo, estamos aún lejos del refugio y la tarde nos va a caer encima y no sabemos de que manera. Podríamos quedarnos en el refugio un dia hasta que escampara pero yo el miercoles tengo que estar de vuelta al trabajo. Decidimos volvernos  pensando en la primavera cuando la nieve no nos dificulte  la subida y por supuesto con más tiempo.